MARIA INES ABAD, MAQUILLADORA PROFESIONAL




Iniciar en el mundo del maquillaje fue una casualidad de la vida porque antes de ser maquilladora había estudiado 8 semestres de derecho y luego me había pasado para Diseño gráfico, graduándome de la misma, ya que la vida te va llevando por muchos caminos hasta que te vas por el que es. Luego de ayudar a maquillar a unos amigos en un trabajo de vídeo de la universidad, ese fue mi inicio, sin pensar que este oficio se volvería mi compañero de vida. En la búsqueda de saber más del tema, ya que en la ciudad no ofrecían ni academias ni literatura para instruirse, viajé a Cuba y estudié en la Escuela Internacional de Cine San Antonio de los baños y luego a España donde hice un curso profesional y donde el oficio es reconocido y valorado. 

Trabajé durante 5 años para medios audiovisuales: televisión y cine, Luego comencé a trabajar para las agencias de modelos hasta el día de hoy recorriendo empresas de moda, desfiles, catálogos y producciones de moda.

Trabajar en esa época era trabajar por instinto, por hobby, por amor, por placer, era un desconocimiento total del oficio de maquillador ya que no había Internet y ni pensar en redes sociales, mirabas revistas y esa era la forma de actualizarte, maquillabas con productos que te ofrecían en tiendas y mercados locales. 

Los maquilladores de la época, que eramos pocos, trabajamos abriendo caminos si ser reconocidos y valorados por un oficio que a nivel mundial tenía un reconocimiento indescriptible. Trabajamos haciendo nombre por las diferentes empresas de la industria en la ciudad.

La llegada de la Internet y las redes sociales da a conocer y a entender que el oficio del maquillador es una labor tan maravillosa que el mundo se quedó boquiabierto y dijo: ¡Este es un oficio demasiado hermoso y admirable! estudiemos esto. Como todas las carreras y oficios que van volviéndose tendencia, esta ha sido una de esas que actualmente tiene una demanda increíble.

Para ser maquillador la experiencia es un factor trascendental. Pienso que no se aprende con un curso y ya, este es solo el inicio de una teoría para empezar a practicar y abrir los ojos a otro universo.

La nueva generación de maquilladores son dueñas del mundo, dominan las redes sociales, conocen las marcas y siguen a todos los artistas y creativos del mundo, son desafiantes y arriesgados, pero la responsabilidad de hacer el oficio de forma correcta, de interpretar un rostro, de tener seguridad al hacer un trabjo, de respetar a tus colegas, solo te lo da la experiencia.

-Actualmente las redes sociales te posicionan o te descalifican por tus likes, el mundo de hoy va  a otro nivel y se mueve de esta manera. 

-Creo que no podemos ser ajenos a la tecnología y a todo lo que puedes aprender y descubrir de esta manera, pero no podemos permitir que esto nos afecte o sintamos que por no tener likes nuestros trabajos no son buenos.

Las academias han abierto un camino en nuestro país que nos permite aprender acá, antes teníamos que viajar para conseguirlo. Como todo cuando inicia es un proceso de crear excelentes pénsum y que no solo sea un negocio de moda.

-Hay algo que me cuestiona y es que veo que todas las nuevas generaciones salen de sus academias inmediatamente a dar cursos de auto maquillaje cuando todavía no tiene la experiencia para hacerlo. Todos estos Boom de moda generan rebusque.

El mundo cuenta con marcas maravillosas, nunca he preferido ninguna, ya que cada una tiene sus productos líderes, me gusta mucho ensayar y no le tengo miedo a marcas desconocidas (para eso existen, para darse a conocer), lo que busco es buena pigmentación.

Desde que inicie mi trabajo como maquilladora mi ideal siempre ha sido hacerlo bien, con amor y de forma profesional, hasta hoy sigo con el mismo pensamiento. Independiente que las redes sociales te den una posición, estos medios jamás demostrarán lo que en realidad eres.








Entrevista: Lina Toro
Fotos: Cortesía.

No hay comentarios:

Publicar un comentario